TRADUCCIÓ .

jueves, 15 de diciembre de 2011

Ferrata de sant vicenç d' enclar

Acceso. Llegamos desde la Seu d'Urgell a Andorra. Cogemos la carretera dirección Francia, llegando a Andorra la Vella. Justo en la entrada gran rotonda. Damos la vuelta y veremos letrero de madera que indica la ferrata, en calle contra dirección. Volvemos a dar la vuelta a la plaza y giramos justo antes. Después de la gasolinera a izquierda y recto. Aparcamos donde podamos (hay un pequeño parking). Fijemonos en la valla para evitar desprendimientos. El camino empieza donde acaba la valla por su izquierda. Está indicado.


La vía se inicia en pleno bosque, en una pared inclinada que nos lleva a tres o cuatro pasos fáciles. Hacia la izquierda podemos ver gran parte del recorrido de la ferrata que va superando resaltes verticales.


Esta vía herrada nos acerca al conjunto medieval de Sant Vicenç, una bonita ermita que data del siglo XII.

Es el edificio más importante de todo el conjunto. Se encontraba en ruinas y fue construido casi en su totalidad en 1979. No quedaba en pie más que parte de los muros y casi toda la torre. La mayoría de los materiales empleados en su reconstrucción fueron los originales del templo que se encontraban esparcidos por el suelo.

Se trata de una pequeña iglesia de nave única con ábside rectangular, con cubierta de armadura de madera y puerta abierta en el muro sur de la nave. En su interior, todo el perímetro de la nave está recorrido por un podium o banco de obra.

En uno de los muros de la nave se puede apreciar que parte de la obra fué realizada en opus spicatum. El campanario, de planta circular, se pensaba que era posterior a la iglesia, pero las excavaciones y los análisis arqueológicos han demostrado que pertenece a una misma campaña constructiva. Es anterior a los campanarios de Santa Coloma y de Sant Serni de Tavèrnoles. Considerado hasta ahora como una construcción del siglo X, unos recientes análisis de C14 llevados a cabo por el "Servei de Recerca Històrica del Patrimoni Cultural d'Andorra", han confirmado que se trata de un edificio construido entre finales del siglo VI y principios del VIII. Hecho que lo convierte probablemente en el edificio religioso más antiguo de los conservados en Andorra. El campanario que hasta ahora, se había relacionado, como el de Santa Coloma, con los modelos italianos, parece ser que está más en contacto con modelos irlandeses continentales.




 




.




No hay comentarios: